Duende del sueño


Todas las noches
encendiendo estrellas,
un duende sin coche,
las hace más bellas.

Recoge las nubes,
todas, una a una,
y en silencio sube
a encender la luna.

Y con terciopelo
de oscuros retazos,
nos arropa el cielo
que arrulla en brazos.

Pasa el cerrojo
sobre las pestañas
y esconde los juegos
tras las montañas.

Enciende el silencio
¡… Shhh…! Apaga la luz.
Sin contar ovejas
te has dormido tú.


 Zandra Montañez Carreño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada