La leyenda de la Xana

Cuenta la Leyenda, que en una Noche de San Juan, un joven se internó en el bosque encontrando junto a un río, una hermosa joven que peinaba sus dorados y largos cabellos. Ella se dio cuenta de su presencia y sonreía tranquilamente. Sabía que el joven se acercaría. Necesitaba hablar con alguien…..tanto tiempo sola, tanto tiempo sin unas caricias, sin unas palabras amables….era demasiado tiempo….necesitaba compañía. El joven estaba embelesado con la visión, su corazón se aceleraba, su respiración se agitaba….en su interior, sentía cosas que nunca antes había sentido. Ella era más hermosa y fascinante que cualquiera de las mujeres que hasta ahora había conocido. No podía resistir la tentación de acercarse a ella y cada vez se estiraba más, para verla de cerca…. Tanto fue así que tropezó y calló a los pies de esta…. La joven se levantó, sonrió y con una voz fina y dulce como el ruido que produce el viento, le dijo:
- ¿Qué haces aquí?, ¿Qué vienes a buscar?
Me he perdido, y tú ¿Quién eres?
- Soy una Xana, un hada del bosque. Hoy, la noche de San Xuan, es el único día que podrás verme. Al llegar el alba desapareceré hasta el próximo año.
-Siento por ti algo que nunca antes había sentido, no podría soportar un año sin verte…
-Yo siento lo mismo por ti, créeme…… pero, somos de mundos diferentes, no podemos compartir nuestro amor….Solamente hay una solución…..tienes que pasar una prueba…. Si consigues deshacer esta madeja sin que se rompa el hilo de oro,
compartiré contigo mi vida y todo lo que tengo, pero….. Si lo rompes…..
- Dime sin temor. ¿Qué pasará, si lo rompo?
- Si el hilo se rompiese, hallaras la muerte.
- Necesito intentarlo…… Si no puedo vivir junto a tí, la vida no vale la pena.
La Xana le dio la madeja y el joven comenzó a deshilar…….
-¡Espera!, no sigas, …..me da mucho miedo….prefiero olvidar que te conocí.
-Lo siento, tengo que intentarlo, no sabría olvidarte y se que me volvería loco pensando en mi cobardía, si no lo hubiera intentado, tienes que entenderme.
Ella se apartó con lágrimas en los ojos y no quiso mirar lo que sucedía.
Después de un largo tiempo deshilando……. el hilo se partió……. Un canto empezó a surgir del fondo del agua y La Xana comenzó a llorar….. El joven, antes de sumergirse, se acercó a ella y mientras la besaba dulcemente en los labios, le dijo...
-"No llores mi amor que estaré aquí, en el río, junto a ti ……el final de mi vida es el principio de una vida eterna junto a ti y de tu lado nunca jamás me llevaran”.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada