El Culebre



Muchas de las cuevas que albergan las peñas, roquedales y acantilados de Cantabria están habitados por una especie de monstruos, en toda la extensión de la palabra, entre dragón y serpiente... llamados culebres. Se trata... por tanto, de una especie de dragón de boca llameante y alas membranosas... Por lo general... guardan tesoros que escondieron los moros.
Es difícil verlos... pues salen poco... y nadie se atreve a internarse en sus guaridas...

El culebre sanguinario... come... entre otras cosas... una doncella al año  Compromiso al que se someten los habitantes de las aldeas para... de esta manera, mantener a raya al culebre...

Se cuenta que cierto culebre sembró el pánico en los contornos de San Vicente de la Barquera, amenazando con destruir la villa, si esta... no se sometía a su deseo de recibir una doncella al año... Una de sus víctimas... a punto de ser devorada, se encomendó al Apóstol Santiago a quien invoco... y el Santo en su corcel blanco abatió al monstruo... dejando el caballo la señal de sus herraduras frente a la caverna abierta sobre los acantilados de Santillán...

El Culebre es un misterioso dragón que las leyendas sitúan en una cueva en los acantilados de San Vicente de la Barquera.
Está
emparentado con los grandes dragones de otras tierras. Como estos, tiene una sola cabeza y una enorme boca con terribles dientes por la que expulsa fuego y azufre. Sus ojos tienen el color de ascuas ardientes. Todo su cuerpo está cubierto de escamas y en su espalda posee unas pequeñas alas de murciélago que le permiten volar.

Se cuenta que el Culebre tras varios siglos de longevidad ha perdido parte de sus poderes. Esto sucede sobre todo la noche de San Juan cuando se dice que fallan los encantamientos mientras que, según se habla, la noche de San Bartolomé sale de su cueva con sus poderes acrecentados, provocando tempestades y desatando el terror entre las tranquilas gentes de San Vicente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada