El Cuegle




Hemos visto que Las Anjanas son dechados de bondad, delicadeza y donosura... pero hay algunas... que... víctimas de una maldición... se transforman en verdaderas brujas. Estas Anjanas pervertidas  se unen cada treinta años con osos viejos y al cabo de veinte meses paren un ser extraño y monstruoso que se llama cuegle.

 El cuegle es un bicho rarísimo. tiene cuerpo de animal, el rostro negro, de hombre. Posee un cuerno en la cabeza, tres ojos y una barba larga. Tres brazos con unas manos enormes que carecen de dedos y unas piernas robustas llenas de cicatrices y arañazos de los espinos.. En el brazo derecho tiene unas manchas verdes y en el cuello como un collar rojo que de noche parece de fuego. Se viste con las pieles de los animales que mata. Es muy voraz, posee cinco filas de dientes y cinco estómagos.  No puede beber leche, pues se hincha y muere de dolor. A pesar de los estragos que ocasiona, nadie se atreve a matarlo, pues, según la tradición, cuando muere de muerte natural, de su cuerpo salen unos gusanos que se transforman en babosas y dan buena suerte.

Es insaciable y traga cuantos bichos se ponen a su alcance aunque sean mayores que él... pues tiene, como ya he dicho, mucha fuerza... También se come a los niños pequeños, robándolos... incluso... con cuna y todo, si estas no tienen una ramita de acebo o roblecillo. Al llegar el cuegle y olerlo, se le ponen los pelos de punta y siente tales nauseas que tiene que salir corriendo.
Cuando son pequeños sus madres los alimentan con hojas de roblecillo y de acebo, pero pronto se aficionan a la carne y comen todo tipo de animales. Los que más les gustan son las garduñas y los zorros. Cuando en el invierno no pueden salir de sus guaridas a causa de la nieve, sólo pueden comer las orugas y los gusanos que encuentran escarbando en la tierra con el cuerno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada