No despertéis


No despertéis al dulce duende
que habita una extraña morada
llamada corazón
Acogeos al ciclo de la araña
Al clan del Lobo
Dejad pasar la flor, la mariposa
No miréis las amapolas de los campos
Yo os daré todos los metales
acuñados del Imperio
La fama os doy, también la inteligencia
Os doy también
todo aquello que no tengo
y más que no tuviese
Pero dejadme para mi todo el Amor
Todo el Amor para mi solo
Yo sabré cuidar de él
os lo aseguro
Me he mudado de casa
y ahora habito
en una extraña morada llamada corazón
Allí me encontraréis
Y os lo daré todo
Todo aquello que no tengo
Y más que no tuviera
Pero dejadme para mí el amor
Todo el amor para mi solo.

Luis de Pablos


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada