El Trasgo



Duende que baja de noche por la chimenea, revolviendo y escondiendo las cosas para que nadie las encuentre... Imita los sonidos de todos los animales de la cuadra y asusta a quien duerme con sus ayes y risotadas. De día, y pese a su cojera... se hizo daño una vez al descender por una chimenea.... se sube a los árboles, desde donde tira chinitas a la gente...

Son duendecillos que habitan bosques y que se dedican a hacer trastadas y burlas a los humanos, sobre todo a sarrujanes y mozas. Son muy pequeños, con cara negra y ojos verdes, pícaros y burlones.... y, como han de pasar desapercibidos sus ropajes son túnicas de hojas de castaño y verde musgo. Forman su traje encarnadas cortezas de aliso, puestas por el revés, cosidas con hiedra.

Quien oye su voz burlona y cínica cuando bajan de los montes siempre ha de acabar sufriendo travesuras tales como que le escondan la leche, el quesu y otros alimentos mientras estos se ríen de los esfuerzos por encontrar las cosas donde las puso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada